Telemedellín  /  Noticias  /  Andrés Hernández  /  Y por la cultura, ¿quién vota?

Y por la cultura, ¿quién vota?

Y por la cultura, ¿quién vota?

La contienda electoral vivida el pasado 29 de mayo dejó como resultado dos candidatos con diferentes líneas políticas y estratégicas, dos personajes cuyos planes de gobiernos basados en diferentes temas tratan de abarcar la mayor cantidad de propuestas en la construcción de un sano gobierno.

Pero adentrándome a sus hojas de rutas, me cuestioné por los temas culturales, un eslabón en la cadena productiva y fundamental de nuestro país, allí nuestro origen, tradiciones y herencia cultural se deben preservar y fortalecer luego de la emergencia por el COVID 19, los lugares que cerraron y los empleos que se perdieron, además de los recursos que en el vigente gobierno no alcanzaron a ejecutarse a buen término.

¿Qué dice Hernández sobre la cultura?

El candidato Rodolfo Hernández en su plan de gobierno, expone cuatro  propuestas básicas en el tema de cultura, dando su punto de opinión en un panorama general de cómo la industria cultural se vino a pique por la pandemia, resume todo el movimiento artístico nacional en las pérdidas que dejaron las salas de cine comerciales sin mayor profundidad en las  problemáticas de cada territorio y lo vivido, pone como punto de partida la todo el movimiento cultural desde esta área.

Me llama la atención su propuesta de crear un sistema de curadores avalados por expertos reconocidos internacionalmente en temas arquitectónicos con curaduría de arte, algo ambicioso cuando en la realidad y un ejemplo verídico en los territorios, las casas de cultura están en situaciones precarias y con recursos esporádicos cuando participan en becas de fomento o llega algún recurso particular.

¿Qué dice Petro sobre la cultura?

Por su parte, el candidato Gustavo Petro argumenta siete propuestas denominadas “Pacto por la cultura, arte y deporte”. De entrada propone la promoción de bienes comunes en la producción cultural del país, aprovechamiento de todos los espacios de creación y recreación, pero lo que más me llama la atención es el pilar de su plan en disfrute y la felicidad como base para el bienestar, la reconciliación y el reconocimiento intercultural, abriendo allí el crecimiento económico de un sector que para muchos gobiernos es una carga más.

Con sus propuestas buscan que el arte popular sea vinculado de manera estratégica a las ofertas y corredores de una política de turismo cultural, creativo y recreativo como una apuesta de valor para cada territorio y sus tradiciones.

Finalmente, los dos candidatos coinciden en la canalización de recursos públicos y privados para el fortalecimiento del sector, siendo sensatos, de la poca inversión histórica que ha tenido la cultura en nuestro país, muriendo lentamente legados tan importantes en diferentes culturas a lo largo y ancho de nuestro territorio como el significado de las artesanías del pueblo indígena emberá chamí que va más allá del diseño o la moda, una tradición que refleja las concepciones de la vida y la cultura de su pueblo.

Un legado cultural que actualmente se ha reducido a la compra y venta de piezas hechas por mujeres indígenas en las calles de la ciudad.

Es acá donde la sensatez y sólo en un tema nos lleva a pensar: Finalmente ¿vota por un candidato y sus propuestas  o solo en contra de una persona y sin conocer el plan de gobierno? 

No solo la cultura está en juego con una elección, muchos temas que son transversales a esta la afectan o fortalecen. 

Vea además: