Telemedellín  /  Noticias  /  Medellín  /  ¿Salvoconductos irregulares en la Cuarta Brigada del Ejército?

¿Salvoconductos irregulares en la Cuarta Brigada del Ejército?

¿Salvoconductos irregulares en la Cuarta Brigada del Ejército?

Noticias Telemedellín tuvo acceso a la investigación que autoridades judiciales tendrían adelantada contra algunos oficiales del ejército adscritos en su momento a la Cuarta Brigada, quienes habrían facilitado salvoconductos para armas de fuego a algunos reconocidos cabecillas de la llamada “Oficina”. El proceso también tendría los ojos sobre un jugador de fútbol profesional activo quien en la actualidad hace parte de uno de los equipos antioqueños.

La investigación llamada “Misión Galicia” a la cual Noticias Telemedellín tuvo acceso, marca su inicio el 11 de febrero de 2018 con la captura del mando medio de la llamada “Oficina”, alias “Lindolfo”, quien al momento de su detención junto a otros 2 delincuentes, portaban pistolas con permiso de porte y permiso especial.

Seis meses después, en Tolú, Sucre, en la aprehensión de alias “Pichi Belén”, reconocido cabecilla de “La Oficina” y sucesor del capturado alias “Tom”, también presentó salvoconducto para el porte de la pistola que le fue decomisada.

Estos hechos, lejos de pasar desapercibidos por los investigadores, sirvieron para estimular el caso, pues desde abril de 2016 existían indicios de una presunta red criminal que otorgaba permisos para porte de armas a particulares que no cumplían los requisitos de ley. Al parecer, el entramado ilegal estaría conformado por funcionarios del Departamento de Control de Comercio de Armas en Bogotá, de la Cuarta Brigada y algunos civiles que ofrecían los sobornos a los funcionarios.

Los hallazgos investigativos vinculan a varios oficiales hoy en retiro como coroneles, mayores, tenientes coroneles y al parecer hasta el general Jorge Romero, quien en la actualidad fue llamado a calificar servicios por sus presuntos vínculos con esta red criminal.

Las sospechas también se ciernen sobre tres particulares quienes se encargaban de comprar las armas, una tramitadora y un reconocido jugador de fútbol profesional que en la actualidad hace parte de la plantilla de uno de los equipos antioqueños. En el caso del deportista, los investigadores tienen pruebas que éste tendría 16 armas de fuego asignadas, mientras otro particular accedió a 42.

Para sumarle más al tema, gran parte de estas armas fueron a parar a manos de cuatro reconocidos escoltas de alias “Chicho”, quienes al momento de su captura también pretendieron dar visos de legalidad a sus pistolas Jericho.

Según el trabajo investigativo llamado “Misión Galicia”, entre los años 2016, 2017 y 2018 desde la Cuarta Brigada se tramitaron 65 permisos especiales para porte de armas de fuego que terminaron en manos de personas con antecedentes penales. Incluso de 100 personas registradas en los libros de salvoconductos el 60% tienen alguna anotación o antecedente con la Fiscalía.

Estas irregularidades con origen desde 2016 son las que esperan los organismos investigativos clarificar para llevar ante la justicia a los responsables con el mayor material probatorio para evitar que esta red criminal quede impune.