Telemedellín  /  Noticias  /  Deportes  /  Baja asistencia en los estadios preocupa a los organizadores de la Copa América

Baja asistencia en los estadios preocupa a los organizadores de la Copa América

Baja asistencia en los estadios preocupa a los organizadores de la Copa América

Foto: @France24_es

Luego de disputada la primera fase de partidos de la Copa América se ha hecho evidente la poca asistencia de público a los estadios; situación que preocupa a la Confederación Brasileña de Fútbol y a la Conmbeol, organizadores del torneo.

El encuentro inaugural del certamen entre Brasil y Bolivia convocó a 46.000 personas, 20.000 menos de las que se esperaban. Así mismo, el segundo partido que ha registrado la mayor asistencia fue el de Argentina y Colombia con 35.000 espectadores, dejando 15.000 sillas desocupadas.

Po su parte, entre los encuentros que registran las peores asistencias está el partido que Paraguay disputó con Qatar que tuvo un ingreso al Maracaná de 19.196 espectadores; al igual que el encuentro que se jugó en el Mineirao entre Uruguay y Ecuador que contó con la presencia de 13.611 personas. El promedio general de espectadores en los cinco primeros partidos de la Copa América fue de 25.801.

Entre las razones por las que han dejado de asistir los espectadores a los estadios están los altos costos de las entradas a los partidos; además de la cantidad de eventos deportivos desarrollados recientemente en el país tales como la Copa Confederaciones (2013), el Mundial (2014) y los Juegos Olímpicos (2016), así mismo, el bajo nivel futbolístico de la Selección de Brasil que lleva una larga temporada sin títulos.

Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, declaró en conferencia de prensa que espera que las entradas a los partidos mejoren en las siguientes fases del torneo.

Brasil enfrenta una crisis por cuenta del desempleo, en la actualidad cerca de 13 millones de personas se encuentran sin trabajo. El salario básico es de 204 reales, alrededor de 50 euros, una realidad económica que no se compadece con el precio de las entradas que rondan los 100 reales.